Habla porque tiene boca y a través de ella ensucia todo lo que tiene alguna relación con la verdad y la razón. Es un tipejo mentiroso patológico y este último 14 de abril ha tenido la poca vergüenza de ensalzar a la República desde la tribuna del congreso de diputados.

Desde la sede donde reside la soberanía nacional este mequetrefe desalmado y responsable de alrededor de 100.000 muertos por su nefasta gestión de la pandemia que estamos sufriendo con resultados también terribles en el ámbito económico, tiene la desfachatez y mala entraña de definir la fecha del 14 de abril del 31 como recuerdo y ejemplo luminoso.

Este cretino, presidente de un estado monárquico, denomina luminosa a una fecha que desembocó en una guerra civil provocada por sus antiguos compañeros de partido y de una izquierda pistolera comunista y separatista que ya desde pocos días después de la proclamación del nuevo régimen republicano iniciaron los primeros altercados con los conocidos incendios de conventos e instituciones en los primeros días del mes de mayo.

A lo mejor lo de luminoso se refiere al resplandor de las llamas devorándolo todo. Hablar del ejemplo de la Republica es revindicar el crimen, la miseria y la cobardía. El disparate histórico que llevó a nuestra patria al precipicio de una terrible devastación.

Este miserable analfabeto no tiene ni la menor idea del sufrimiento y dolor que tuvo que soportar el pueblo gracias a un Frente Popular que dinamitó la República para instaurar el terror rojo de la hoz y el martillo de las checas y los paseos. Lo que nuestros compatriotas tuvieron que soportar hasta la liberación por nuestra Cruzada, este imbécil ni se lo imagina, y lo que es peor, ni le importa.

Alejandro Descalzo ( El Correo de España )