1) La OTAN fue creada como un necesario bastión contra el expansionismo soviético. Caída la URSS perdió su razón de ser…, salvo que además de su objetivo anticomunista era y es  una organización al servicio de los intereses concretos de Usa y su especial aliada Inglaterra. Por eso se mantuvo.

2) La argucia para mantener la OTAN, fue la amenaza terrorista internacional, pero era como querer matar buitres a cañonazos. La razón real consistía en prevenir e impedir el surgimiento de otros poderes que pudieran rivalizar con el anglosajón. Un poder arropado en un mesianismo globalizante que se pretende democrático.

3)  En virtud de ese globalismo anglosajón, la OTAN ha invadido y desmantelado varios países, con un catastrófico saldo humanitario. Los gobiernos españoles participaron en tales agresiones en calidad de auxiliares lacayos, pues en ninguno de esos escenarios se ventilaban intereses para España, si no eran contrarios.

4) La falsedad de la pretensión democrática y la realidad de otros intereses destaca en las buenas relaciones, incluso de protección, de la OTAN a “democracias” como Arabia Saudí, Egipto, Pakistán,  Marruecos, etc. Marruecos tiene especial interés para  nosotros porque es el único país amenazante para España.

5) Aún es más evidente la falsedad democrática si tenemos en cuenta que en la propia Usa se ha creado una división drástica entre los medios de difusión, o más bien de manipulación de masas y los intereses y valores de la mitad de la población. Cosa que también ocurre en la UE.

6) En nombre de la democracia, en Usa y la UE se han impuesto ideologías despóticas y utopistas, como la LGTBI, el abortismo masivo, un feminismo histérico y el designio  de arrasar las culturas nacionales europeas y  las raíces cristianas de la cultura occidental. A ello responden el llamado multiculturalismo en beneficio de masivas inmigraciones  de países de culturas diferentes,  o leyes que intentan reglamentar hasta los sentimientos de las personas.

7) La OTAN, por tanto, refleja por una parte un imperialismo anglosajón que se pretende global y unos valores e ideologías que ponen en crisis el concepto mismo de las libertades y la democracia.

8)Un objetivo importante de la OTAN, después de sus agresiones recientes, es el acoso a Rusia con el objetivo de debilitarla, probablemente disgregarla, rodeándola de misiles y bases militares. Utilizan para ello la doble bandera de la democracia y de la supuesta amenaza rusa para Europa. Ninguna de ellas corresponde a la realidad.

9) La mayor o menor democracia en Rusia es cuestión que deben resolver los propios rusos, y que no puede serles impuesta desde fuera y por organismos que, a) ya han destrozado varios  países con ese pretexto, y b) la propia democracia está en crisis en los países que más pretenden representarla.

10) Tampoco se sostiene la amenaza rusa a Europa. El temor a Rusia por parte de varios países limítrofes es comprensible, dada una larga historia, pero no es hoy por hoy muy real, por cuanto Usa sola, y más todavía el conjunto de la OTAN, tienen presupuestos militares hasta dieciocho veces superiores a los rusos. Y  no es Rusia la que establece bases y misiles en el entorno de los países europeos o de Usa –por lo demás no tiene ni de lejos capacidad para ello–, sino al contrario.

11)  Moscú plantea así la cuestión de Ucrania: contra promesas verbales a la caída de la URSS, la OTAN viene expandiéndose en las fronteras rusas y provocó  un golpe desestabilizador en Ucrania para abrir paso a su integración en la OTAN. Esta integración, de darse, entrañaría un ataque a la seguridad de Rusia, pues la posición geoestratégica Ucrania, haría especialmente amenazantes las bases militares hostiles. La exigencia rusa se centra en la promesa firmada de que tal integración no tendrá lugar.

12) Por su parte, la OTAN acusa a Rusia de crear una zona de influencia y prohibir a un país independiente adoptar sus propias decisiones militares e  internacionales. Argumentos no muy creíbles, por cuanto la OTAN ha creado sus propias áreas de influencia, ha invadido distintos países y prohíbe a otros el empleo de determinadas armas, o condiciona el empleo de las que vende (como a España).

13) Por lo que respecta a España, debemos distinguir entre los intereses de sus castas políticas actuales y los más evidentes de la nación. España no tiene conflicto con Rusia, pero lleva años provocándola a las órdenes de las potencias hegemónicas de la OTAN. Igualmente, y siempre en posición de auxiliar lacayo,  participó en las acciones para disgregar Yugoslavia, invadir Afganistán e Irak, destruir Libia e indirectamente Siria.

14) La verdadera posición internacional a que han llevado a España sus actuales castas políticas queda evidente en la invasión de España por Gibraltar y la posición implícita de la OTAN sobre Ceuta y Melilla como  ciudades marroquíes. O en la transformación del ejército, dedicándolo a operaciones de interés ajeno, bajo mando ajeno y en lengua ajena.

15) España no es aliada de Rusia, con la que, repetimos, no hay ningún conflicto, y en cambio  sus castas se proclaman amigas y aliadas de la potencia que invade nuestro territorio en Gibraltar y de la que amenaza a Ceuta y Melilla, también a Canarias; y fomenta en territorio español bases useñas  que tuvieron su sentido en la guerra fría y hoy simplemente hacen al país  un blanco potencial de los misiles rusos.

16) La crisis de Ucrania plantea a España una cuestión política de máximo alcance. A España no se le pierde nada en esos conflictos ni otros de la OTAN, como tampoco en los que dieron lugar a las guerras mundiales anteriores. Pero las corruptas castas políticas actuales  buscan a toda costa arrastrar al país al  papel de satélite y carne de cañón al servicio de otros intereses.  Una decisión que puede tener efectos  trágicos y que exige un cambio político fundamental.

Pío Moa ( El Correo de España )