Buenos días:

Amanece en mi casa
y ya nada es igual,
el destino
ha querido,
regalarme vuestra presencia
y yo,
agradecida,
lo celebro con un beso.

Feliz Sábado Santo y mucho ánimo.