A LA NIÑA GRETA THUMBERG

Hay una cosa muy mala
y es abandonar la escuela,
pues quien en ella cavila,
adiestra muy bien su chola,
ya que en ella se calcula
de una manera muy chula,
los watios que una farola.
necesita de una pila,
para dar una candela.

Y si eso te resbala
porque tú tienes a gala,
utilizar una vela,
pues eso es lo que se estila
viviendo en una chabola,
donde la penuria anula
hasta el pecado de gula.

Te diré una cosa sola:
hazme caso y espabila,
pues cuando llegues a abuela
y estés tocada del ala,
no podrás ser colegiala,
y por mucho que te duela,
ser más necia que un gorila
realizando una cabriola,
verás que nadie te adula,
por ser tu cultura nula,
al tiempo que se arrebola,
tu cutis y se asimila,
a la piel de una ciruela,
por la vergüenza que exhala.

Alberto González ( El Correo de Madrid )