Miguel Bernad, en el año 1982, fue represaliado por los que ahora aprueban una ley alegando que se vulneraron derechos fundamentales.

En esta indecente ley, no se ha tenido en cuenta aquellos ciudadanos que durante el Gobierno Socialista de Felipe González y siendo Alcalde de Madrid, el también socialista Tierno Galván, el de “todos al loro”.

Represalió, purgó a un funcionario del Ayuntamiento de Madrid, Miguel Bernad, vulnerando sus derechos fundamentales, privándole de su sueldo de funcionario, por denunciar la corrupción en el Ayuntamiento de Madrid.

Esta indecente y nauseabunda memoria democrática, se ha olvidado, a propósito, de aquellos honestos ciudadanos a los que se les depuró, por denunciar la corrupción del PSOE y por ser franquistas.

Cuando Miguel Bernad, a la sazón en las primeras elecciones sindicales en el Ayuntamiento de Madrid, se presentó encabezando la lista del Sindicato FNT, adscrito al partido político Fuerza Nueva.

La reacción del Consistorio de Tierno Galván, al ver que FNT había obtenido 11 delegados sindicales; fue la siguiente:” hay que depurar al Ayuntamiento de Madrid de fascistas”, y eso es lo que se pretendió suspendiendo de empleo y sueldo, no solo a Miguel Bernad, sino también a otros Delegados Sindicales de FNT.

Esta es la Memoria, sectaria, indecente, no de unos demócratas, sino de unos falsos justicieros que ocultan la vulneración de derechos fundamentales (derecho al trabajo) de aquellos a los que señalaban como franquistas y fascistas.

Una indecente Ley, que se ha aprobado con el voto de separatistas condenados, con el voto de Diputados colaboradores de la banda terrorista ETA (manos manchadas de sangre).

La Ley de Memoria Democrática, en el poco tiempo que espero que esté vigente, esta coronada con el voto de un presidente, Pedro Sánchez, que ha violado uno de los derechos humanos internacionales, profanar la tumba de Francisco Franco convirtiéndole el Vampiro de la Moncloa.

Miguel Bernad ( El Correo de España )