Tardará tres días, como le sucedió a su antepasada Isabel II, cuando perdió la Corona y tuvo que abandonar España en 1868.

O “antes de que se ponga el sol”, como le sucedió a su bisabuelo Alfonso XIII en 1931, cuando el Presidente del Comité Revolucionario, don Niceto Alcalá Zamora, le planteó un ultimátum de vida o muerte.

Le aseguro, Señor, que a los españolitos de a pie les ha desilusionado de tal manera su firma que hoy España está triste….

Porque además el “bulo” extendido por el Gobierno que de acuerdo con la Constitución a usted no le quedaba más remedio que firmar ha sido desmontado con el apartado “ i ” del artículo 62, que le permitía escudarse en ejercer el derecho de gracia, con el 56 de fondo y el ejercer de Arbitro.

Y además, como Su Majestad sabe, como lo saben todos los españoles, que los independentistas catalanes no se van a conformar con los indultos y exigirán, ya lo están exigiendo, la Amnistía y el Referéndum de Autodeterminación como pasos obligados para conseguir la independencia plena.

Señor, algún día, usted recordará y la Historia se lo recordará, el error que ha cometido tal día como hoy, 23 de junio del 2021.

Julio Merino ( El Correo de España )