A VUELTAS CON EL PACTO

Volvamos por donde solíamos. España necesita un pacto PP-PSOE, ya que así lo demandan las circunstancias. Ahora bien, ese acuerdo no significa un sometimiento de los populares a los erráticos y espasmódicos movimientos de Sánchez, un rato liberal, otro bolchevique.

Se trata de poner en marcha una hoja de ruta para los próximos diez años, donde no quepa duda alguna sobre cuestiones tan elementales como la unidad de España, la libertad económica y el respeto al statu quo constitucional.

Lo que ocurre es que a la parroquia más hooligan de Sánchez le gusta la confrontación, y el inquilino de La Moncloa, con asistente incluido, carece de elaboración intelectual suficiente para lograr expresar una doctrina democrática y de concordia.

Algo que le permitiese entrar en la Historia. Le falta sentido de tal circunstancia. Sentémonos, pues, a ver si efectivamente algún día, por el bien de la inmensa mayoría de los españoles, socialistas y populares alcanzan un gran pacto. Se trata de estar a la altura de los tiempos y, para ello, es preciso ser generoso.

Tal vez desde Galicia y el País Vasco el próximo 12 de julio le envíen una revelación.

El Astrolabio ( ABC )