ABURRIDOS

Cuanta más calidad destila, más monótona resulta la democracia. Por eso me preocupan las actuales sobreactuaciones en la vida política española. Sería mejor que los ciudadanos se aburriesen pero, como no lo hacen e incluso llevan mal ese tedio, llegamos a aquello que aseguraba Fernando Savater de que el aburrimiento es la explicación principal de por qué la historia está tan llena de atrocidades.

Los políticos de última generación, que todavía no han aparecido, tienen que enseñar a los votantes a gestionar el hastío. De lo contrario, el bostezo se torna en injuria, blasfemia, calumnia, impostura, inmoderación y actitudes antidemocráticas. Ayer Tardà llegó a afirmar que Pablo Casado los fusilaría si pudiese.

¡ Qué barbaridad ! Nada más lejos del carácter personal del líder del PP, pero qué preocupante que los golpistas utilicen ese lenguaje para descalificar a un político que no comparte sus ideas.

Ellos, Tardà y todas las confluencias anti- España, son los que abocan el debate a la ciénaga. En medio de ese chapoteo, no queda más remedio que exclamar: ¡ Bendito aburrimiento !

El Astrolabio (ABC )