AEROPUERTOS SECUESTRADOS

La gestión del conflicto laboral de El Prat por parte de Aena y por parte del Gobierno ha sido un completo desastre desde el comienzo. Aena es un monopolio público que ha optado por subcontratar parte de sus servicios internos a compañías que apostaban por los bajos costes a expensas de la calidad.

El resultado ha sido que las (previsibles) controversias salariales de los empleados han terminado bloqueando el servicio que había sido negligentemente subcontratado por la propia Aena.

Sin embargo, por mala que haya sido su administración hasta la fecha, la escalada oportunista y chantajista que acaban de protagonizar los sindicatos –llamando a una huelga de 25 días en todos los aeropuertos españoles – resulta del todo injustificable e indefendible.

Juan Ramón Rallo ( La Razón )