Entre los periódicos de ayer y los de hoy lunes he tenido que anotar las siete veces que los comentaristas critican al Gobierno, tras las masivas manifestaciones del sábado y del domingo por su “afán de Poder”. Incluso mi admirado Raúl del Pozo lo denuncia hoy… ¿afán de Poder? Queridos, esto ya no es afán de Poder, esto es simple y llanamente defensa de los garbanzos.

¿O es que los Ministros comunistas del Gobierno están soportando las humillaciones y los desplantes que le está haciendo el Presidente Sánchez solo por su afán de Poder? Señores, esto está claro, los Ministros comunistas, y los socialistas por supuesto, lo que ya están defendiendo es el sueldo, los sueldos cuantiosos que se dan a sí mismos y no solo los sueldos, porque habría que sumar las “bicocas” que dan los cargos que tienen: vehículo propio, secretarios propios, asesores, viajes, vestuario, lecturas.

Y por si no fuera bastante con lo suyo tienen que defender también las subvenciones oficiales para mantener sus “chiringuitos”. ¿Cómo van a dimitir ellos y que los que vengan le retiren la subvención a sus amigos y liberados? ¿Cómo se van a quedar sin “claque” para las manifestaciones o protestas?

80.000, 100.000, 120.000 euros al mes no se pueden abandonar, sobre todo, cuando no se tiene dónde ir. Estos señores y señoras, o señoros, son de aquellos que mi admirado Fernández Miranda llamaba políticos “sin cuarteles de invierno” y si dejan el cargo tendrán que irse a la cola del paro o a sacar del banco de Venezuela lo que han ido sumando durante el tiempo de las vacas gordas.

Y no hay más que hablar… y todo lo que digamos o digan los comentaristas de “afán de Poder” son cuentos. Aquí ya no hay ideas, ni ideologías, ni política, aquí solo hay ya sueldos y “mamandurrias”… naturalmente, de esto el que más sabe de todos es el actual señor Presidente del Gobierno, que ayer mismo protegía y pagaba los gastos del jefe Polisario y hoy traiciona a los polisarios y se entrega a Marruecos.

Querido Alberto Núñez Feijóo, usted no sabe con quiénes se va a enfrentar en cuanto asuma la presidencia del PP.

Julio Merino ( El Correo de España )