» AGITPROP »

» GITPROP «: estrategia política, generalmente de tendencia comunista, difundida a través del arte o la literatura, usando como métodos la agitación y la propaganda para influir sobre la opinión pública y de este modo obtener réditos políticos». Definición de la Wikipedia en castellano.

Vivimos tiempos en que la «Agitprop» es más efectiva que nunca. Recordemos cómo hemos llegado aquí. Hace un año el doctor Sánchez se alió con todos los partidos que buscan la destrucción de España para echar del poder al PP.

Y lo hizo con el voto en contra de Ciudadanos, que no podía aprobar un Gobierno de esa naturaleza. Ahí se instaló Sánchez con el apoyo de los golpistas, el de Torra, al que semanas antes equiparaba con Le Pen y con el voto de Bildu, que es un partido con sangre en las manos, con muchos muertos, entre los que hay miembros de sus propias filas socialistas.

Unos partidos de los que Sánchez no ha tenido inconveniente en recibir los votos, mientras denuncia que es intolerable que Ciudadanos y Partido Popular se alíen con Vox. Una formación respetuosa de la Constitución. Algo que no puede decir casi ninguno de los partidos que llevaron al doctor Sánchez a la Presidencia del Gobierno.

Un año después de aquel asalto a La Moncloa, Sánchez obtiene en las urnas lo que Carmen Calvo llamó una «abrumadora victoria» que le otorgó los mismos 123 escaños que calificaron como mísero triunfo cuando los logró el PP en 2015.

Hay que negociar la formación de Gobierno y ahora, la «Agitprop» va difundiendo por todos los medios de comunicación y por tertulias afines a La Moncloa que es un escándalo que Ciudadanos niegue al doctor Sánchez sus votos para obtener una mayoría absoluta que le permita prescindir del apoyo de los que le llevaron al poder.

Es una operación política absolutamente genial: primero asalto el poder con tus enemigos políticos y después, parapetado en La Moncloa, tú me tienes que dar tu respaldo para que no dependa de esos mismos enemigos tuyos. Creo que a Niccolò di Bernardo dei Machiavelli, también conocido como Maquiavelo, no se le hubiera ocurrido una estrategia mejor. Ni con mayor desfachatez.

Es el auténtico bombero pirómano: genera un fuego para luego pedir que le ayuden a apagarlo. Y denunciar a quien se niegue a hacerlo advirtiéndole de las responsabilidades históricas en las que incurrirá si no socorre a quien creó el problema.

La «Agitprop», como nos enseñó Vladímir I. Lenin desde que la puso en marcha en la Rusia bolchevique anterior a la Unión Soviética, sirve para presentar tus defectos como virtudes que no logran ser percibidas por el pueblo porque tus enemigos se empeñan en promover el mal para la comunidad. Eso es exactamente lo que están difundiendo en estas horas los amigos del doctor Sánchez.

Conociendo el «juego limpio» que practica el inquilino de La Moncloa es más que probable que en las próximas semanas agite la amenaza de unas elecciones anticipadas si no consigue formar gobierno. Y yo me temo que llegado ese escenario, Ciudadanos acabe cediendo porque, dada la forma confusa con la que ha actuado desde el 28 de abril, es probable que una repetición de los comicios tenga un importante coste electoral para el partido de Rivera.

Un anticipo electoral ahora probablemente beneficiaría al viejo bipartidismo imperfecto visto lo visto desde que el escenario fue ocupado por cinco formaciones y otras confluencias. Rivera es rehén de los varios bandazos que ha dado a lo largo de 13 años al frente de Ciudadanos. Y últimamente han sido tan acusados que pueden tener un alto coste.

Ramón Pérez-Maura ( ABC )

viñeta de Linda Galmor