AGRAVIO A ANDALUCÍA

La izquierda española, representada por el PSOE de Sánchez, ha renunciado definitivamente a los teóricos grandes principios ideológicos que se le suponían y alentaban su trayectoria histórica.

Para el PSOE de Sánchez, por increíble que parezca, los andaluces son ciudadanos de segunda. No merecen el mismo trato que los valencianos y catalanes.

No fue suficiente perpetrar el mayor latrocinio de la historia reciente con los ERE, frustrando así la recuperación laboral de Andalucía, sino que ahora, en una de las piruetas más cínicas que se recuerdan, intervienen las cuentas públicas de esa Autonomía por una gestión que realizaron ellos mismos.

Mantienen, sin embargo, un criterio más laxo con Valencia y ya no digamos con la hiperquebrada Cataluña.

Hay que remontarse décadas y décadas en la crónica histórica de España para encontrar tanta indignidad en una clase gobernante -Sánchez y Montero- y tanto desprecio a un pueblo frente al supremacismo ya declarado por el PSC este fin de semana.

Para los socialistas hay españoles de primera y de segunda.

El Astrolabio ( ABC )