UN AGUJERO DE 777 MILLONES EN LA JUNTA POR SUBVENCIONES DESVIADAS

El Gobierno andaluz acumula expedientes de reintegro millonarios por subvenciones de cursos y de la trama de UGT que es incapaz de recuperar.

El Gobierno de Susana Díaz, incapaz de recuperar el dinero de la corrupción.

El Gobierno de Susana Díaz acumula en sus cuentas 777,6 millones de euros en subvenciones que concedió hace años, que no se destinaron a los fines previstos y que no ha podido recuperar, a pesar de que está reclamándoselas a los beneficiarios. En este agujero millonario está el dinero público desviado por casos de corrupción, como el presunto fraude de los cursos de formación o la supuesta trama de las facturas falsas de la federación andaluza de UGT, y también otros asuntos menores en los que hay ayudas públicas en juego, pero en los que no se ha detectado ningún tipo de fraude.

La Junta los mezcla todos en el mismo saco: en los expedientes de reintegro que cada año consigna en sus presupuestos. Sin embargo, no discrimina los casos claros de presunta malversación de fondos públicos de aquellos que no lo son. A través de estos expedientes de reintegro, el Gobierno andaluz pretende recuperar subvenciones desviadas o simplemente que no se emplearon en la finalidad prevista.

No es nada fácil encontrar el agujero de 777,6 millones de euros en el presupuesto del Gobierno andaluz, si bien esta cifra fue confirmada a EL MUNDO por la Consejería de Hacienda y Administración Pública, que dirige María Jesús Montero. Para dar con ella hay que analizar la Cuenta General de 2016 y el resumen del estado de liquidación del presupuesto de 2017.

Sumando los 274,5 millones de los reintegros que hay sin pagar al cierre de 2016 y correspondientes a ese año, con los 388,1 millones de reintegros sin pagar correspondientes a años anteriores, además de los 115 millones que había a 31 de diciembre de 2017, salen los 777,6 millones que la Junta está reclamando y que todavía no le han pagado.

Como viene informando este diario, el Gobierno andaluz ha abierto al menos 34 reintegros correspondientes a 34 ayudas distintas a UGT Andalucía. A través de ellos exige la devolución de más de 15 millones de euros por subvenciones que el sindicato no destinó a los fines previstos. La cantidad exacta se mantiene en secreto. La opacidad sobre este asunto es total. El Gobierno de Susana Díaz se ha negado a facilitarla a la oposición en el Parlamento andaluz y a este diario a través del Portal de la Transparencia.

La Junta abrió estos reintegros a UGT después de que este diario y otros medios documentaran los numerosos desvíos de subvenciones, que terminaron costeando comilonas en la Feria de Abril de Sevilla, los 700 maletines fabricados en Asia que el sindicato regaló a los asistentes a un congreso regional o gastos de protestas del sindicato.

El Juzgado de Instrucción 9 de Sevilla investiga desde septiembre de 2013 la presunta financiación ilegal del sindicato a través de las subvenciones de la Junta en unas diligencias que acumulan una veintena de investigados -antes imputados- entre los que figuran los ex secretarios generales de UGT Andalucía, Manuel Pastrana y Francisco Fernández Sevilla. Estas pesquisas llevan un año paralizadas, a la espera de una pericial encargada por el juez que sirva para fijar la cuantía presuntamente malversada por el sindicato con las subvenciones para cursos de formación y otras materias que le otorgó la Junta.

No sólo está UGT en los reintegros millonarios abiertos por el Gobierno andaluz, ya que a través de estos expedientes trata de recuperar también el dinero desviado con el fraude de la formación.

Aunque Susana Díaz y sus consejeros insisten en que este escándalo ha sido un «bluf» y que los jueces están archivando, lo cierto es que la propia Junta tiene abiertos reintegros en los que hay claros desvíos de subvenciones, como los de los consorcios controlados por la Administración andaluza, que gastaron fondos destinados a los cursos en la cabalgata de los Reyes Magos de Almonte, jamones o fiestas.

El pasado noviembre, el consejero de Empleo, Javier Carnero, informó en el Parlamento de que su departamento había abierto 1.750 expedientes de reintegro en los que exigía la devolución de 149 millones de euros por subvenciones de cursos de formación que no se destinaron a los fines previstos.

Las fuentes de Hacienda consultas no pudieron precisar qué porcentaje de los 777,6 millones corresponden a la formación, a la supuesta trama de UGT o a otros asuntos. Sí puntualizaron que más de la mitad de los reintegros sobre los cursos están suspendidos por los órganos jurisdiccionales. En el caso UGT, un juez de lo contencioso administrativo paralizó en 2016 un pleito hasta que concluyera la investigación penal sobre las facturas falsas.

Aunque hay una elevada cantidad de reintegros que no se han pagado a la Junta (777,6 millones), lo cierto es que también se están recaudando sumas importantes cada año. En 2016 y 2017, se recaudaron 520 millones de euros, según los datos facilitados a este diario por la Consejería de Hacienda y Administración Pública.

En 2016, cuando había presupuestado 429 millones de euros en reintegros, el Gobierno andaluz logró recaudar 274 millones de euros y obtuvo 549 millones de euros en «derechos reconocidos».

Al año siguiente, en 2017, se presupuestó más (443 millones de euros) en reintegros, se recaudó menos (246 millones de euros) y se alcanzaron 361 millones de euros en derechos reconocidos sobre esta materia.

Silvia Moreno ( El Mundo )