AHORA RESULTA, QUE DEFRAUDAR ES » LEGAL »

Me revuelve las tripas la doble vara de medir de la izquierda. Ven la paja en el ojo ajeno y de repente se vuelven ciegos cuando aparece la viga en el propio. A Casado le han montado la mundial por un máster de mierda que, según la Justicia, hizo sin amaños ni atajos. Mucho más fuerte aún es lo de un Rivera al que le montaron un pollo porque en la web de Ciudadanos figuraba que era «doctorando» (que no es lo mismo que «doctorado»).

La información se incluyó cuando preparaba el doctorado en Derecho que nunca concluyó y a nadie se le ocurrió cambiarla. El problema es que un doctorando es la nada académicamente, una «n» marca la diferencia entre el cero y el todo. Conclusión: era un no escándalo, a pesar de lo cual «La Vanguardia» y «El Periódico» ofrecieron la noticia a sus lectores con la misma efusividad que la tesis «fake» de Sánchez.

El presidente ponía sobre la cama de Rivera la cabeza de caballo que le había anticipado horas antes con su matonil «¡os vais a enterar!». Para toda esta banda de falsarios Manuel Moix, ex fiscal jefe anticorrupción, era también poco menos que la reencarnación del diablo por haber heredado junto a sus hermanos un chalé que el padre tenía a nombre de una sociedad panameña.

Dio igual que hubieran declarado esta herencia y su ubicación fiscal en tiempo y forma porque se tuvo que ir por donde había venido. Estos días sucede lo mismo pero al revés con el astronauta fiscal Pedro Duque y su mujer, la embajadora en Malta, que adquirieron sus dos viviendas de lujo (la habitual de Madrid y la de la playa en Jávea) a través de una sociedad instrumental, tal y como ha desvelado «Okdiario».

Esta empresa más falsa que Judas les permite desgravarse o deducirse al menos 300.000 euros, pagar menos Patrimonio e IRPF y a sus hijos ahorrarse 30 puntos en Sucesiones el día de mañana. Ahora resulta que es todo legalísimo, según el Gobierno y ese sindicato podemita Gestha que minimizaba el sinpa fiscal de Monedero. Cosas veredes.

A lo mejor es que Hacienda ha cambiado de criterio y hace la vista gorda con esas mercantiles ficticias que emplean los jetas para que les salgan más baratitas sus casas que al resto de los mortales. Que lo aclaren. Si es así, todos nos haremos un Duque.

Eduardo Inda ( La Razón )