Al PSOE le tiemblan las piernas con el 155 para Cataluña.

Al PSOE le ha entrado el miedo escénico de aparecer en la foto de los partidos que, llegado el caso, pidan la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña. O lo que es lo mismo, la suspensión de la autonomía.

Pedro Sánchez le han empezado a temblar las piernas, y no entiendo muy bien por qué, o sí. En los últimos dos días, los socialistas han dado una de cal y otra de arenasobre la necesidad de aplicar esta medida de fuerza legal para frenar a los políticos catalanes.

Primero fue el líder socialista, el que el domingo “no contemplaba” su utilización; ayer, el portavoz de la Ejecutiva, Oscar Puente, no se quiso pronunciar tan abiertamente, a la espera de que el Gobierno tome una decisión.

Ante la gravísima situación de Cataluña, los dirigentes políticos tienen que mojarse, y ya solo queda poco más de una semana para que se dejen de tibiezas.

Una gran parte de la España constitucional pide a gritos que se termine ya con esta situación de menosprecio y chulería contra el Gobierno y contra el resto de los españoles.

Está muy bien actuar con proporcionalidad, pero cada vez más va siendo necesario que también se haga con justicia y con determinación.

Paloma Cervilla ( ABC )