ALBERT: REY DEL CACAHUÉ

Los que sufrieron la dictadura de Miguel Primo de Rivera -al que Unamuno bautizó como Ganso real– hacían versos satíricos al general pero le perdonaban por su obra pública. Ahora el PP, rodeado por los que ha salvado, sale de su alelamiento y hace túneles, ferrocarriles (AVE) y posiblemente pantanos. Es que el bipartidismo está siendo devorado por sus propios lebreles. Eso nuevos políticos retratan a Mariano Rajoy como una avestruz asustada. Escribe Anabel Díez, la gran dama del periodismo, que PP consensuará la financiación autonómica con el PSOE para desactivar la amenaza de un Ciudadanos que puede romper la legislatura y ganar las próximas elecciones. Rajoy y Sánchez intentarán negociar grandes asuntos de Estado para demostrar que son más útiles los viejos partidos que los nuevos.

Los militantes se sigan pasando de derecha a derecha y los sondeos anuncian faustos agüeros para Ciudadanos. El partido ya no es un naranjo de maceta, ni de corte, sino un gran sol. Albert Ribera es el elegido, el favorito, el predestinado, el mejor valorado, el candidato de las élites. Sortea con astucia las bribonerías, no gobierna pero manda. Ha sobrevivido al fanatismo supremacista en Cataluña y les ha ganado las elecciones. Tiene una virtú muy maquiavélica: debilita a sus aliados y siembra entre ellos la discordia. Pablo Iglesias dice siempre que los de Cs son los del Ibex. Rivera toma mucha naranjada con los capitalistas. Se ha reunido con los presidentes de Telefónica, Iberdrola y Endesa, asombrados por el empuje del partido en las encuestas.

Me cuenta un rojo del oficio que su barrio todos se pasan a Ciudadanos. “Pero se van a equivocar los tránsfugas, porque el PP es una poderosa maquinaria electoral”. También me recuerdan que hay en Madrid una expresión castiza, el rey del cacahué, que hace alusión al bailón que se se cantea en un ladrillo. (“Con permiso, pa que ven que bailamos yo y usted en un cacahué”). Pregunto a Moncloa: “¿Por qué Rivera es el rey del cacahué?”. Mocloa contesta: “Albert Rivera lideró la Revolución americana, la francesa, aprobó la Constitución Española de 1812, fundó el feminismo, todo antes de cumplir los 30 años.

Esto y cosas similares empiezan a circular por las redes”. Un periodista que no aspira a diputado, ni a tertuliano, me da sus versión sobre la escapada. “Este país es de derechas y las derechas están hasta los huevos de Marianito”. Una diputada del PSOE contesta con más malicia: “¿Por qué es el rey del cacahué?. Cualquiera sabe. Yo desde luego desconfío totalmente de él. Es la pura superficialidad y pose. Rascas un poco y no hay nada”. No sé que contestarán los de Ciudadanos. Ya ni se ponen al teléfono.

Raúl del Pozo ( El Mundo )