La situación actual, por la que pésimamente vivimos o mejor dicho padecemos, como reos del Sistema Revolucionario, Hereje, Apátrida y Criminal, que un crápula, perjuro y traidor, llevó a cabo, junto a su panda de sicarios y trepadores, imponiendo el nuevo Régimen Revolucionario, ateo, masón y diabólico, que sigue sus pasos agigantados hacia la NADA.

Algún día, ya viejos o muchos bajo tierra, deberemos responder a todas nuestras  cobardías y veleidades, ante una juventud regeneradora de valores, los que nosotros dejamos que nos robaran o dejándolas en manos de los peores enemigos, jamás conocidos antes.

Algún día,  nos pedirán explicaciones de por qué, no arrestamos a un traidor y le formamos Consejo de Guerra, por entregar una tercera parte de nuestra tierra, al enemigo.

Algún día, nos reprocharan, como dejamos asesinar a millones de niños inocentes, que no pudieron ver la luz.

Algún día, tendremos que defendernos, de las acusaciones, del por qué dejamos que dos perjuros e indeseables, soltaran a todos los criminales de la Eta, Grapo, Terra Lliure, …, ya que serían buenos chicos, después de muerto “El Dictador” y luego asesinaron impunemente,  a más de 1.100 inocentes, sin que el pueblo los pusiera frente a un pelotón de ajusticiamiento, como colaboracionistas en tanta muertes.

Algún día, tendremos que explicar, como dejamos que un Borbón Perjuro y Traidor, abrazara al mayor asesino comunista del siglo XX y le aupara con su Partido criminal a las altas Instancias, de las Cloacas del Estado de “Desecho”, que tantos inocentes en las Checas y en las sacas de presos, asesinados con nocturnidad y alevosía, enterrándoles aún vivos, cometieron a lo largo de 8 años de la implantación del Comunismo criminal bolchevique de su amada URSS.

Algún día, deberemos dar explicaciones, de por qué dejamos que nos impusieran un “Panfleto”, que era  la firma de la destrucción y muerte de nuestra Patria. Un folletín vertebrador de España, en trozos independientes, en manos de los peores enemigos de la Nación.

Algún día, deberemos dar la cara ante los reproches, del por qué permitimos el Decreto de “La Memoria Comunista y Criminal”, que saliera adelante con la firma de un engendro satánico coronado, por la desgracia de un incauto Caudillo, que no se dio cuenta, de que el demonio, el masón, el  diabólico canalla, estaba detrás de él, organizando la Gran Traición a su figura y a España, a su muerte.

Algún día, deberemos  responder, como todo un pueblo católico, permitió la Profanación de una Basílica, por las tropas de la Guardia de Asalto, sin salir a su encuentro.

Algún día, deberemos explicar, como dejamos que el mejor Gobernante, después de nuestros Reyes Católicos y sus descendientes, fuera su Cuerpo  Profanado, con infamia e ignominia, incluso con un Rito Satánico, sin hacer nada para evitarlo.

Algún día, tendremos que dar explicaciones de aquellos valientes creyentes y patriotas, que dieron su vida, para eliminar el comunismo, la masonería, la tiranía, en defensa de Dios y la Patria y ahora, los acogemos, los hacemos dirigentes, para que nuevamente asesinen a nuestros ancianos y niños, sin escrúpulos. Eso sí, muy democráticamente.

Algún día, deberemos decirles del por qué nos hemos dejado adoctrinar, humillar, robar, espoliar nuestros bolsillos, con absoluta sumisión, sin decoro, sin hombría, sin dignidad.

Algún día, nos veremos obligados a confesar, por qué no fuimos capaces de defender a hombres, a buenas  mujeres, a hijos inocentes, masacrados por el radical feminismo estalinista.

Algún día, deberemos explicar, como nos dejamos ser esclavos y siervos de un Sistema cruel, tiránico y miserable, yendo por las calles con BOZAL, como signo de esclavitud, ante una Plandemia, por la que ya todas las personas mueren, por esa supuesta enfermedad, de la que al fallecido, se le niega una autopsia, para que se sepa que del VIRUS COMUNISTA, no murió y sí de cualquier otra causa, como años anteriores sucedía.

Algún día, tendremos que espiar nuestras culpas, por nuestra sumisión, nuestra esclavitud y nuestra falta de virilidad, para desmontar este Sistema cruel y asesino, por el que unos y otros se enriquecen impunemente y nos dejan los bolsillos vacios.

Algún día, algún día pasaremos a la historia, como la época más negra, más tiránica y más indigna, que los españoles hemos permitido, por sumisión, esclavitud, indignidad y cobardía.

Blas Piñar – Teología de la Patria ( El Correo de España )