ALGÚN TIEMPO PASADO FUE MEJOR

Como llevo 24 horas sin darle carnaza a algunos que  necesitan una palabra o una frase a la que agarrarse para tener algo que decir, no voy a defraudarles, aunque  hoy no necesito  esforzarme porque basta con que no proclames tu adhesión inquebrantable al César y tu compromiso de defenderlo contra cualquiera que ose a hacerle la mínima critica, por suave que sea, para que ya tengan una razón para su desahogo.

Jorge Manrique escribió aquellos versos, que llamó coplas a la muerte de su padre en la que afirmaba que,  a su parecer, cualquier tiempo pasado fue mejor”.

Esa añoranza es fútil porque el pasado siempre se supera para mejor con el presente y el futuro, pero cuando echamos de menos momentos históricos que fueron ejemplares como los Pactos de la Moncloa en los que los políticos de aquellos días se ganaron el sueldo, la mente sí nos retrotrae a otros tiempos.

Entiendo perfectamente que mucha gente que  hace cuarenta y tres años o no había nacido, o era muy joven o siendo algo mayor no se enteró de nada, no valore lo que aquello significó para España, ni repare en la grandeza política de Adolfo Suárez, Felipe González, Santiago Carrillo, Enrique Tierno Galván, Miguel Roca, Manuel Fraga, y de los representantes sindicales y empresariales, excepto la CNT que se negó a firmar los pactos. Sin embargo aquel tiempo pasado fue mejor,  en lo que respecta al  liderazgo  y consenso político de partidos y sindicatos.

Ahora no existen líderes de esa talla en ninguno de los partidos en España y tampoco en Europa, América Latina  o en los Estados Unidos,  porque  antes de que llegara esta pandemia hubo una epidemia de mediocridad que se cebó en la clase política.

No se libra ni uno, ni siquiera ése al que tanto admiras, votes a quien votes.

Diego Armario