ANTE EL ETERNO TODOPODEROSO

Ha muerto el obispo emérito Setién, quien publicara en 2007 un abominable libro político- religioso-militar que equiparaba víctimas con verdugos y titulado Un obispo vasco ante ETAAnte. No frente y no digamos ya contra. Las preposiciones las carga el diablo.

Nunca en sus años de guerra santa al infiel mató ETA a un ministro de Dios. Tiene su lógica: ese pacto tácito de no agresión con los que en casa avalaban su coartada.

Ahora, por fin, el emérito Setién se presentará ante el Eterno y deberá de darle alguna que otra pequeña explicación antes de recibir, como todo hijo de vecino, el vale a canjear por el perdón eterno.

El nacionalismo no sólo es la guerra, como recordaba Mitterrand: también eran estos vales.

Tadeu ( El Mundo )