ANTIESPAÑOL DEL AÑO

Fray Josepho se ha pedido
retratar al Rey de España,
y me deja a mí que baile
con un cafre que destaca,
de entre los cafres del mundo,
por su jeta y por su rabia.

Remontémonos un poco,
que el prusés actual dimana
de los tiempos en que Yoda
gobernaba la galaxia
catalufa con su esposa,
la honorapla doña Marta.

Retirado el Gran Maestro,
Arturito le heredaba,
no sacando de la piedra
una milagrosa espada…
sino dando a los Pujoles
ocasión de retirada
y ocultando sus enjuagues
tras banderas esteladas.

Arturito era de barro.
Ya se sabe: el barro casca,
y al romperse este puchero,
no encontraron palangana
más lucida que el tal Carles
Puchimón, que en Flandes anda.

La caída fue gloriosa.
La caída y la cagada
de encargar al muy cazurro
que rompiera con España.
Acabó como se dice
del lucero aquél del alba:
escapándose de noche,
para no pisar la jaula.

¡Y aquí llega nuestro hombre!
Aquí llega, y se me acaban
el espacio, las ideas,
las estrofas… y las ganas.
Voy sobrado: para Torra
una sola línea basta.
Me dirán: ¿quién coño es éste?
Torra es nadie. Torra es NADA.

Monsieur de Sans-Foy ( Libertad Digital )