ARTADI

El modo en que se ataca a Elsa Artadi por ser posible presidenta de la Generalitat va del desprecio machistizante de un García-Albiol (el de «fuera rumanos» y «Mi mujer tiene una [urna] igual para la ropa sucia») y que ahora dice «la institución no podría haber caído tan bajo ni ella aspirar a tanto», hasta la rosada y espinada prosa de una Landaluce, la otra-cronista, tan aguda otras veces («de Harvacete», «fugada de su boda(!)», con «ese teñido tan extraño.

Esas mechas como degradadas hacia la raíz», «la dama -sin cama mediante- a la sombra de Puigdemont»). Éste no acabó la carrera (como el propio Albiol): algo tal vez criticable en unos presidenciables como ellos. A Artadi se la debe criticar por sus posiciones políticas: no por su excelente CV ni por su look: algo irrelevante… hasta la raíz.

Tadeu ( El Mundo )