AL OTRO LADO DEL MAR

marybai

AL OTRO LADO DEL MAR

Mirando hacia el horizonte
yo me puse a imaginar,
si existía selva o monte
al otro lado del mar.

De lo profundo del mar
llegaba un eco lejano,
susurrando toma mi mano
y me podras alcanzar,
ven hacia las praderas
que reservo para ti,
pues aun que no lo creas
tu ya vivías en mi.

¡ Mi pensamiento feliz, colmado se preguntó !

Es delicia o es portento
pues siento que me desbordó,
¡ que pretendes pensamiento !

Llevado por mis anhelos
un velero yo forjé,
y mirando hacia los cielos
con ilusión embarque.

Desafiando a los vientos
aferrándome al timón,
con mis bellos pensamientos
me empujaba el corazón.

Serena estaba mi alma
hasta que el viento truncó,
el bello mar siempre en calma
y el velero naufragó.

Con la ilusión por sendero
nunca pude imaginar,
lo frágil de aquel velero
cuando partí a navegar.

Nunca pierdas la esperanza
si forjaste tu ideal,
que aunque cambie bien por mal
siempre vence la templanza.

Mirando hacia el horizonte
ya no quise imaginar,
yo sabre si hay selva o monte
al otro lado del mar.

José Martin Iborra Muñoz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*