LA MUERTE DE UN PÁJARO

pedrox

LA MUERTE DE UN PÁJARO

Los he visto a veces estrellarse contra cristales limpios. Rebotar como pelotitas de plumas y caer muertos. A Pedro Aunión, le ocurrió el pasado viernes en el entreacto de un Festival de Música en Madrid. Nuestro bailarín volador tenía que hacer un número cerca del cielo.

Había un cubo muy arriba, una grúa, un arnés en su cintura… El equipo estaba preparado para que el pájaro acróbata descendiera y volviese a subir a ese gran caja donde volvería a contorsionarse en una danza aérea. Sin embargo, como tantas veces, algo falló, y el descenso acabó con nuestro pájaro-actor aplastado en el suelo húmedo.

Se acabó. Adiós a la vida de un hombre joven, actor, bailarín, creador, confiador. Porque Pedro creía en el poder de su arte.

Paloma Pedrero ( La Razón )

D.E.P.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*