La sociedad de los poetas muertos

mujer78

La sociedad de los muertos.

Qué será que todo no acontece,
ni nada crece, afuera, o nos intenta
persuadir que somos lo que fuere
alguna espora herida de la guerra.
Que nada nos merece y nos inventa,
que hemos sido rostros mientras muere
de a poco la ansiedad de los espejos,
que somos ojos que están cerca
de aquel rubor anfibio de las venas.
Hay un pedestal umbrío que quiere
fulgir, pero no puede, no hay manera
de salvar al mármol de la hiedra.
La fuente parece más austera,
aún sostiene dos gotas heladas
en la niebla. Las hojas son hojas, y yo,
un precipicio de miradas al poniente.
El patio se hace tarde en esta esfera
que duerme de arrebatos a los pájaros
en esta versatilidad claramente ciega.
Dirán que somos los apóstoles del huerto
o los mártires de tiempos de otras guerras,
quienes deshicieron de prisas los relojes
en esta trama indisoluble de los nombres,
pues tengo lo robado del espejo
en un lugar del alma ensombrecida,
aunque intento, descaradamente, ser poeta.
( Andrés Lazcano García )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*