Maya Pliséskaya

11402951_898853676828077_7799114181187852612_n

Pese a que le debemos el Cisne a la Pávlova,  Plisétskaya éste es apenas una reminiscencia. Tal vez la excepcional plasticidad de Maya (su cuello, pero no menos esos brazos míticos que dominaron el ballet del siglo XX, su perfil de pájaro; la proporción entre la cabeza, el torso y las piernas) facilitó una interpretación más plena. Es la abstracción de las formas: ondulantes, sufridas, figuraciones de alas, amplias o estrechas, son todas irreales. El sistema de líneas que la artista compone es tan complejo que se aleja del cisne en cuestión para convertirse en algo más cercano al símbolo.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*