POESÍA

agulia

POESÍA

Pero tú te quedaste.
Te quedaste
en el vuelo del águila,
en los brazos extendidos
de las madres,
y en sus besos

Te quedaste en las alas que me diste
para que yo aprendiera a volar
suspendida en el viento
de tu nombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*