ARTUR MÁS: CORRUPCIÓN SECESIONISTA

EL MUNDO revela hoy una investigación que muestra el funcionamiento de la más corrupta maquinaria independentista: Anticorrupción indaga la existencia de una trama delictiva en la contratación pública de la Administración catalana, controlada por CDC.

Se refiere a las presiones con las que Germá Gordó, hombre de confianza de Artur Mas, quiso amañar en 2012 la mayor privatización de la historia de la Generalitat, mangoneando sin éxito la licitación de la gestión del agua de Barcelona para que cayese en manos de Agbar, empresa que, pese a quedarse lejos de la mejor oferta, regó religiosa e irregularmente las arcas de CDC con más de un millón y medio de euros durante años.

La losa de la corrupción también hará caer al secesionismo.

El Mundo