Hunos quieren cargarse la Monarquía,
Hotros no quieren ni oír hablar de República
y en el Centro hace mucho frío
¿Qué hacemos?

Hunos quieren una España Plurinacional
Hotros quieren que sólo haya una España
y en el Centro hace mucho frío
¿Qué hacemos?

Hunos quieren cargarse el Estado de Derecho
Hotros defienden la separación de Poderes
y en el Centro hace mucho frío.
¿Qué hacemos?

Hunos son enemigos de la Propiedad Privada
Hotros piensan que la Propiedad Privada es sagrada
y en el Centro hace mucho frío
¿Qué hacemos?

Hunos quieren imponer sus ideas marxistas comunistas
A hotros les da miedo el comunismo y quieren libertad
y en el Centro hace mucho frio
¿Qué hacemos?

Hunos quieren Autonomías y «chiringuitos» para los suyos
Hotros piensan que la Administración del dinero público es fundamental
y en el Centro hace mucho frío
¿Qué hacemos?

Y así podíamos seguir hasta el juicio final, pues está claro y demostrado que desde la Ley de Memoria Histórica han «resucitado» las dos Españas… y los demonios de antaño.

Por tanto, aquí «eso» del diálogo, del consenso, de la moderación y hasta de la Democracia ya es pasado. Hemos llegado, estamos otra vez en lo de siempre, O TÚ O YO, O NOSOTROS O VOSOTROS… O NUESTRA REPÚBLICA O VUESTRA MONARQUÍA O NUESTRA ESPAÑA O VUESTRA ESPAÑA.

O nuestra Educación, nuestra Sanidad, nuestra Agricultura, nuestra Policía, nuestra Guardia Civil, nuestras Fuerzas Armadas, o tu calle o mi calle…

Pues, vale. Vuelta  a empezar y otra vez al Cuartel de la Montaña, a Belchite, al Alcázar de Toledo, a Teruel, al Ebro o a Paracuellos… y maricón el último.

¡Triste destino el de esta España  que no sabe vivir en paz, en la paz de todos… si no es a tiros!

Julio Merino ( El Correo de España )