Presidentes del Gobierno español asesinados por la izquierda en los últimos 175 años de nuestra historia:

Cánovas, Canalejas, Dato y Carrero Blanco.

Líderes destacados de oposición asesinados por la izquierda:

José Calvo Sotelo y José Antonio Primo de Rivera.

Intentos de asesinatos de reyes y presidentes por parte de la izquierda:

Isabel II, Alfonso XII, Maura, Alfonso XIII, Juan Carlos I y José María Aznar.

Presidentes del Gobierno español asesinados por la derecha: 0. Líderes destacados de la oposición (derechistas) asesinados por la derecha: 0. Intentos de asesinatos de reyes y presidentes por parte de la derecha: 0.

¿Seguimos, Javier Valenzuela? Asesinatos de comunistas perpetrados por otros comunistas: Andrés Nin. ¿Continuamos con los asesinatos de anarquistas y troskistas a manos de comunistas estalinistas? ¿Proseguimos con los enfrentamientos a muerte entre cenetistas y ugetistas?

¿Pasamos a los 10.000 mártires católicos asesinados por el, según intelectuales como tú, superdemocrático Frente Popular? ¿Seguimos con los asesinatos de maquis, anarquistas, socialistas y comunistas más o menos troskistas a manos de comunistas estalinistas a las órdenes de Moscú en los lustros siguientes al fin de nuestra contienda civil, comúnmente atribuidos por la propaganda comunista al horror de la represión franquista? 

No vale la pena, me temo, pues no hay peor ciego que el que no quiere ver. Por esto, ideólogos del izquierdismo más infundado, guerracivilista, burgués y sectario como este Javier Valenzuela seguirán erre que erre a lo suyo, esto es, “culpando a la extrema derecha del clima de odio, violencia, xenofobia, homofobia, intolerancia y guerracivilismo que se vive actualmente en España.”

Pero en fin, a qué vienen estos párrafos iniciales, se preguntará más de uno. Vienen a que hasta hace unos días, quien estas líneas escribe no tenía ni idea de la existencia de un periodista y escritor español llamado Javier Valenzuela.

Pero hete aquí que un tuit del laureado escritor canario de novela negra Alexis Ravelo (materialista ateo convicto y confeso, es decir, progre, o sea, globalista, vamos, ultralaicista; en definitiva, mimado por el pensamiento políticamente correcto dominante), me dirigió a buscar información sobre el porqué de la prohibición para que VOX en Gran Canaria clausurara su congreso en Infecar (Instituto Ferial de Canarias), titulado Encuentro Frontera Sur. Y al final de la búsqueda, me encuentro con su nombre, con su firma, con un par de artículos suyos.

Demagogia, ultralaicismo, manipulación y mentira a partes iguales en los escritos de este individuo que se confiesa comunista libertario no obstante su vinculación durante décadas al Grupo Prisa a través del diario El País, y su puesto como asesor de comunicación del nefasto y muy corrupto mandatario sociata José Luis Rodríguez Zapartero (cuya herencia o legado reivindica este Valenzuela).

En definitiva, progre entre los progres, mentor de perroflautas entre los mentores de perroflautas. Propalador de los lugares comunes de la progresía y de las excelencias del multiculturalismo. Periodista totalmente vendido al laicismo y a la siniestra Agenda 2030 del NOM.

No más que esto me parece merecer este individuo, sin que me asuste para llegar a tal conclusión su confesión como simpatizante del movimiento anarquista o libertario, que hoy día está más muerto que otra cosa, o dominado por individuos violentos dados a la quema callejera de contenedores, entre otros excesos.

Pero a lo que íbamos: yo estuve en el Parque Blanco de Las Palmas de Gran Canaria, en las inmediaciones del Parque de Santa Catalina, este pasado sábado 6 de noviembre, en una mañana de tímido y fresco sol otoñal.

En las inmediaciones del emblemático Edificio Miller, un grupo de exaltados perroflautas (no debían llegar a 50 personas, frente a las casi 1.000 que calculo podía perfectamente haber en el acto de VOX) proferían injurias, amenazas, chorradas, gansadas e insultos a la inteligencia y al más elemental de los respetos humanos. Acordonados por un considerable número de policías, de no ser por estos no es descabellado suponer que habrían acabado lanzando piedras contra la concentración legal de Vox (la de estos intolerantes, ilegal, y encima incentivada por dietas y bocatas que les dan por ir a reventar los actos de la «extrema derecha»).

Aunque ya sé que para ultraprogres como Javier Valenzuela la «extrema derecha es la culpable del clima de odio callejero, violencia, atropello a los derechos constitucionales y democráticos».

Este mentiroso, o sea, ultraprogre al servicio del NOM (de la misma estirpe globalista, sectaria, herética y anticatólica o pseudocatólica de los que escriben en portales como Atrio, Redes CristianasReligión Digital, etcétera) diría que también la extrema derecha de VOX y similares es culpable de los dos últimos asesinatos homofóbicos habidos en España.

Mentira cochina, calumnia, y él lo sabe, pero le dará igual, porque la verdad les importa un pimiento. Viven de la confrontación, de generar división entre los españoles, del guerracivilismo, y de la destiladera de sistemático odio callejero por parte de los grupos de descerebrados y desalmados antifascistas, los cuales en verdad le hacen el juego sucio a este Gobierno de facinerosos y de golfos (ética y moralmente hablando), en Canarias apoyado particularmente por los malandrines y progresaurios de Nueva Canarias y los muy caciquiles de Agrupación Socialista Gomera, los cuales vienen a ser cómplices de la invasión migratoria que estamos sufriendo en Canarias; invasión migratoria bendecida por Jorge Mario Bergoglio, siervo de los siervos del Nuevo Orden Mundial, okupa de la Silla de Pedro.

Y asimismo bendecida por todos los obispos y sacerdotes que siguen sin denunciar públicamente que Bergoglio es un apóstata, un usurpador, un falso papa (comemierdas bergoglianos, farsantes y trepas como uno que conozco y que asegura que quien estas líneas escribe no sabe teología, no merecen ni estas palabras que le dedico).

De modo que frente al desatado torbellino de improperios, calumnias, injurias, gansadas, amenazas, chorradas e insultos del grupo de perroflautas antifascistas, en el Parque Blanco, por las inmediaciones del Parque de Santa Catalina, Javier Ortega Smith y Santiago Abascal dejaban que fueran desgranándose las propuestas, las ideas, las verdades como puños…

Para mí, que milité en el bando de las izquierdas durante décadas hasta que me harté de sus milongas, claro que VOX me parece de derechas hasta por la forma como visten sus miembros y simpatizantes (por más que hay de todo, y cada vez más personas con pinta de “izquierdosos” se ven en las concentraciones y actos de VOX).

De manera que esto es claro, salta a la vista. Y VOX será peor o mejor, podrá haber cometido y cometer mil y un errores propios de la condición humana y de toda obra hecha por personas (envidias, afán de poder, la ambición…), pero cada vez me parece comprender más claramente el alcance del aserto que sigue, muy frecuente en las redes sociales, bitácoras y demás. A saber: «Solo nos queda VOX».

Solo nos queda VOX, aunque a ti esto te joda mucho, Javier Valenzuela, en tu sectarismo de pope de la progresía con barniz ácrata, que hoy por hoy, en la realidad de nuestro mundo globalizado, me temo que para muy poco ha de servir.

En medio de todo esto, el baboso y sociata rotativo La Provincia-Diario de Las Palmas, vendido totalmente a los intereses de lo políticamente correcto o pensamiento progre, ni que decir que presenta una información sesgada del acto de este pasado sábado en Las Palmas de Gran Canaria.

Como lo hará, sin duda, el periódico Canarias 7, y como lo harán asimismo, si es que cubren el acto, los periódicos El Día Diario de Avisos, de la provincia hermana de Santa Cruz.

Y como harán casi todos los medios de comunicación y casi todas las bitácoras o revistas digitales que se mantienen en Canarias, honrosas excepciones aparte, en las que prefieren y preferirán seguir abonados al pensamiento progre, perrofláutico, globalista o políticamente correcto, marginando para ello cualquier atisbo de pensamiento crítico con el multiculturalismo, el laicismo y el izquierdismo pijorro. Y porque además la consigna es clara y sabida: “No hay que informar sobre VOX, salvo para satanizarlo”.

Salvo para satanizarlo, Javier Valenzuela. Y precisamente a esto juegas tú, y lo sabes. Eres un mentiroso redomado, un manipulador. Un tipo que va de libertario por la vida y que sin embargo justifica, aplaude y legitima a toda la escombrera inmoral y corrupta de la PSOEZ, de Podemos, de Más Madrid, de los separatistas varios… Justificas este infame Gobierno socialcomunista de mierda, presidido por un auténtico psicópata, a base de propalar demagogias y mentiras contra el tan inevitable como necesario movimiento patriota e identitario.

Este escrito mío lo enviaré a no sé cuántas publicaciones (escritas y digitales), de esas que se inscriben en el ideario progresista -que son casi todas, como queda dicho líneas más arriba-. Ni que decir que no lo publicarán; prefieren y preferirán seguir publicando los escritos de politicuchos canarios vendidos al NOM (demagogos, apoltronados, farsantes y caraduras). 

Solo que lo cierto es y será que, más allá de izquierdas y derechas, el mundo está cada vez más claramente dividido en dos bloques, como certeramente han demostrado intelectuales de la talla de César Vidal. Es decir: o globalismo en el marco del Nuevo Orden Mundial, o patriotismo, pensamiento identitario y raíces cristianas de Europa, las cuales constituyen el fundamento (amenazado) de nuestra civilización occidental.

Ergo, o estamos con la auténtica Iglesia de Cristo, que ha de ser hoy día catacumbal, y a cuya cabeza sigue Benedicto XVI, o estamos con la falsa iglesia, dicho con el siervo de Dios monseñor John Fulton Sheen, presidida por…

Luis Alberto Enríquez ( El Correo de España )