ATACAR AL TURISMO

Dos rasgos distinguen al actual Gobierno, además de su tamaño elefantiásico. El primero es su mala relación con la realidad. La sociedad, España, Europa… van por un lado y ellos, en dirección contraria.

La otra característica es su escasa formación intelectual, salvadas algunas honrosas excepciones. Con ese cóctel, nos encontramos con un ministro de Consumo que ha decidido situar en la diana de sus ataques al sector del turismo.

Hace falta estar despistado para llevar su cartera en este país y atacar a nuestra principal fuente de ingresos, además de la mayor generadora de empleo. Es entonces cuando al ciudadano le asalta esa enorme duda acerca de lo que de verdad quiere este Ejecutivo para España.

Solo cabe un par de hipótesis: o buscan empobrecer económicamente a los ciudadanos para hacer una sociedad más débil o sencillamente es que han alcanzado su nivel de incompetencia.

En cualquiera de los dos casos, el recelo y la aprensión acompañan al español medio, porque efectivamente este Ejecutivo nació de la mano y del apoyo de aquellos que quieren destruir España. No encuentro otra explicación.

El Astrolabio ( ABC )