ATILA, LOS HUNOS Y LOS OTROS

La indignante –maldad- que se le supuso a Atila -rey de los hunos-, solo la posee un español que responde al nombre de Pedro Sánchez que se dedica a destruir todo lo que pasa por sus manos, que como bien manifiestan muchos españoles, entre los que se encuentran muchos ex socialistas de pro que han abandonado la nave por la notoria incapacidad de su “jerarca máximo”, un personaje que ha llegado al partido para “romperlo” como así esta sucediendo, un sujeto que -compinchado con la escoria humana existente en España…… los otros-, comunistas, ácratas, traidores, cobardes, asesinos, independentistas y republicanos, se ha puesto manos a la obra con el único objeto de romper la unidad de esta gran nación -que le vio nacer y la que no le tiene ningún cariño, convirtiéndose no solo en un “cobarde traidor” sino incluso en un indigno “sepulturero”, que ha empezado a “cavar la fosa” junto con Pablo Iglesias que tiene más pinta de un “apátrida busca vidas” que de un -honesto y honorable ciudadano español, amamantado en régimen chavista venezolano convirtiéndolo en un verdadero “sátrapa”, con la intención de enterrar lo que queda de esta España.

En su condición de “profanador de tumbas”, se inició desenterrando al General Franco del lugar donde descansaba hacía más de 40 años, lo que le significo ser “rechazado” por la mayoría de los españoles, que ve en él un ser “depravado y carente de escrúpulos”, convirtiéndose así en el Atila del siglo XXI

Este insidioso “veneno que le ha inoculado al pueblo español tanto indeseable”, de momento solo tiene un “antídoto”, la fortaleza y la unidad de todos los españoles que juntos al Glorioso Ejercito Español acrisolado en mil batallas rompamos estas cadenas del “mal” que no nos dejan mover, donde por el imperativo de la ilegalidad más indecente no nos permiten actuar como quisiéramos, intentando “legislar” modificando el Código Penal acomodándolo a sus intereses prohibiéndonos incluso hablar de nuestra grandiosa historia.

Su comportamiento como “azote de todos lo español” esta muy próximo a la denominación que recibiera el “rey de los hunos” como era el del “Azote de Dios”, los historiadores de la época lo calificaban como el paradigma de la crueldad, la destrucción, la maldad y de la rapiña, algo que viene practicando en España desde que subió al poder este “Atila moderno” más conocido como Pedro Sánchez, junto a sus parecidos “hunos” o soldadesca, como son todos los que orbitan en su entorno, ministros, asesores, lameculos y otros adlátares que conforman “el grupo de los otros que se identifican por ser unos verdaderos chupatintas…….,” que al igual que él, son rechazados por la sociedad española en general ya que están “enfangados” hasta el último hueso.

Su comportamiento como presidente de España esta muy lejos de ser “creíble”, sus amistades y alianzas peligrosas con Pablo Iglesias (que es muy posible que sea quien gobierne en España realmente), Torra, (un delincuente a quien parece que la Justicia le tiene miedo), Rufián, Oteguí, Urkullu, lo que es lo mismo comunistas radicalizados, separatistas catalanes y vascos, republicanos, asesinos, todos ellos quienes más odian a España, y a los españoles de bien que habitamos con orgullo este trozo de tierra, “simiente” que fue de un Imperio jamás igualado.

Ayer por la mañana oí en la radio la arenga de un español de 92 años, que entre otras cosas ponía a Sánchez y a sus esbirros en la “tesitura más deshonrosa” que se le pueda aplicar a estos sujetos, a la vez que exhortaba a SM. Felipe VI, a erigirse en el “paladín de una Nueva España apartando del gobierno -por las buenas o por las malas a tantos –felones-“ e indeseables y combatirlos si así fuese necesario hasta echarlos fuera de España.

Decía este patriota totalmente convencido que la “cobardía” imperante en quienes representan la “infame gobernabilidad de España”, “-que con solo destacar a un Tercio de la Legión por las calles de Madrid, sería suficiente para poner en -franca huida- a todos estos cobardes y traidores-“.

Al igual que Atila y su ejercito formado por hombres nacidos en las llanuras –danubianas-, cuyo comportamiento en los campos de batalla tenían visos de una enorme fiereza basada en la violencia más inmunda con que “luchaban”, –posiblemente- por un ideal, estos badulaques y señoritontos -que no lo son- por mucho que se empeñen en comportarse como tales, dadas las enormes carencias de “honorabilidad” y otras, que se les observa en cuantos actos de mayor o menor enjundia -lucen su palmito- desconociendo los protocolos que “rigen” el evento auto ridiculizándose, dándose la circunstancia en muchos casos que los “ujieres” tienen que llamarles la atención por querer usurpar un “lugar” que no le corresponde en el acto que se esta celebrando, -solo son políticos por conveniencia sin que haya ellos el menor –atisbo- de la realidad de lo que quieren ser, convirtiéndose en el hazmerreir de cuantos asisten a estos “eventos”.

El presidente Sánchez conoce muy bien esta forma de proceder de los que -socialmente no son nada-, y ha vivido en sus propias carnes en más de una ocasión eso de –querer ser lo que no es-, los que ha llevado a más de ujier a llamarle al orden a él a su esposa, para que abandonen un lugar –usurpado- improcedentemente ubicándolos en el lugar que les “corresponde” según el protocolo, sin embargo tiene la osadía, y últimamente ha cometido este desatino varias veces, obviando a SM en más de un acto donde la presencia real es –obligada-, para él constituirse en la máxima figura como representante de España.

Hace unos días Iñigo Errejón ha demostrado que de los tres “chavistas” ser él más inteligente cuando manifestó, “que acomodar el Código Penal para que no se exalte la figura de Franco era cargarse la -libertad de expresión- existente”, sabias palabras de este joven cuya vida política va a tener poco recorrido.

En fin que comparar a Pedro Sánchez con Atila esta más que justificado, ya que el presidente del gobierno es un ser muy peligroso, que desde que accedió al poder no hace otra cosa que “desmembrar” cada día más a nuestra querida y amada España, haciendo añicos esa –grandeza- de la que hemos presumido siempre los españoles, reconocida y admirada en todos los foros mundiales donde hemos sido representados por los grandes políticos habidos, y que nos han dejado como herencia a estos “traidores e indignos representantes, políticos por conveniencia- que solo buscan sus propios intereses anteponiéndolos al bien de España y a cuantos aquí habitamos”.

Decían los historiadores, –que por donde pasaba el caballo de Atila jamás volvía a crecer la hierba-, igual podríamos decir actualmente, “cuanto toca Sánchez relacionado con la gobernabilidad de España se, convierte en algo baldío, desastroso y rupturista, su inexistente sabiduría política va a significar la ruina de todo lo español”.

Juan Dávila ( El Correo de Madrid )