AUTOCRÍTICA SOCIALISTA

Vivimos, afortunadamente, en un régimen de libertades, y que cada palo aguante su vela, también en los casos de corrupción. A diferencia de otros colegas, a mí no me parece conveniente afear a ningún medio que dé más o menos información sobre esta o aquella cuestión. O creemos en la libertad o no creemos.

Y ese paraguas de la libertad nos acoge bajo un amplio radio, incluido el derecho a guardar sonoros silencios sobre escándalos como los ERE de Andalucía. ABC no puede quedarse mudo frente a semejante estafa. Son cientos de millones de euros, miles de millones de las antiguas pesetas, hurtados a las políticas de Empleo en la comunidad con más paro de España.

Ahora sabemos que casi un centenar de sobresalientes dirigentes del PSOE andaluz también se beneficiaron de las arbitrariedades de esta conducta ilegal. A la espera de que se esclarezcan los otros más de 180 casos judicializados, no hacer ni un solo gesto de autocrítica por parte de los socialistas, y su secretario general a la cabeza, evidencia una patología social grave, que asusta. Peor que el inmoral es el amoral.

El Astrolabio ( ABC )