Sr. Director:

    La vida funciona porque los humanos la hacemos viable y los pueblos posible. Con un gobierno ausente en todo: pandemia y nevada, su interinidad ausente sólo se ocupa de dar guerra a las comunidades autónomas de la oposición. Entre el caos y el orden los españoles apostamos por seguir tirando.

Una apuesta suicida que lamentaremos, mientras tenemos el triste honor de ser el país que más ayuda necesita de los fondos europeos, uno de cada cinco euros del rescate europeo: 80.000 millones. Para que luego alcemos la voz u osemos pedir respeto a nuestra soberanía. ¡De eso nada!, nos dice el más tonto de Europa. Y con razón.

    No sé si muchos españoles, los extranjeros no me interesan, pasarán hambre este año, pero de momento sube espectacularmente el precio de los cereales, el aceite de oliva y las hortalizas.

    De las 1500 personas atrapadas en la nevada, ninguna estaba embarazada. Lo que confirma el dato más grave de España en relación con el resto de los países de la UE, y no digamos nada en relación con el resto del mundo.

    El logro de Sánchez ha sido convertirse en la estrella que  siempre soñó. Su anhelo era triunfar sobre el escenario con su traje petado (moda gay) y sus gafas negras, aunque ni el talento ni la formación le alcanzaban. Es lo que trae el régimen.

Todo ello aderezado con una sonrisa que es, en realidad, una mueca macabra. La historia dará cuenta de su egocentrismo, de su estupidez congénita, de su estulticia, de su revanchismo carente de sentido y de sus odios. Un personajillo al que todo le sirve por más abyecto que sea: la  chusma Podemos, los rufianes separatistas y los ex terroristas vascos.

    Sánchez es un lunático con una visión semidivina de él mismo. Yo confió que cuando quede reducido a su verdadera imagen y psicología comience a caminar por los pasillos de los tribunales, aunque se salve de la trena. Lo mismo que le ocurrió a Felipe González, que metió en la cárcel a sus más estrechos colaboradores y se salió él.

De momento preside un gobierno de mierda que hay que liquidar.

Pablo Gasco de la Rocha( El Correo de España )