¡ AY CORAZÓN CORAZÓN!

¡ Ay corazón corazón !
expandete en la locura,
donde no existe razón,
donde palpitas dulzura.

¡ Ay corazón corazón !
comprimete en la cordura,
que la razón no tiene razón
y palpitas amargura.

José Martin Iborra Muñoz.