BAILAR SOLAS

El caso de Francisco Ayala, figura mundial en Genética, apartado de su universidad californiana por unos piropos (tan mediterráneos como inmerecidos, seguramente) a tres colegas no es sino una muestra más del nuevo orden puritano mundial, esa internacional macabra que hermana a los ayalotás iraníes que persiguen a las chicas que bailan solas con las viejas feministas radicales de la Evavolución Permanente hoy empoderadas en Moncloa.

No tardará el asalto definitivo, pues como dice J. L. Ayllón, fiel escudero de la adelantada: “Es muy recomendable que los hombres de este país tengamos en nuestra vida profesional una jefa.

Y si además esa jefa es la jefa del Gobierno, es absolutamente positivo. Será un elemento definitivo en la lucha por la igualdad, de la que todos hablan y que no todo el mundo practica”. El día que “esas” mujeres practiquen, que se preparen… las mujeres.

Tadeu ( El Mundo )