Buenas noches

colibri

Buenas noches:

Ha dejado de buscar en las esquinas el aroma de ese tiempo en que fue una marioneta…
Ha olvidado su paso lento y casi vuela por las calles tropezando con miradas tristes y risas pasajeras.
Siempre baila mientras sueña.
Siempre sueña mientras baila.
Nada la detiene. No tiene nada que perder porque nada le pertenece, sólo sus viejas zapatillas de baile, usadas y rotas, esperando tocar el suelo y acariciar sus pies cansados…
Siempre nota el dolor de sus pies cuando baila y da gracias por sentir la vibración de la música en sus cuerdas de violín casi humano…

No teme nada porque no busca nada, no huye de nada, no espera nada… Tan sólo necesita oír la música para poder bailar y notar el cielo a sus pies…
Siempre toca el cielo mientras baila.
Siempre se lleva un pedazo de cielo de vuelta.
Si no puede mover sus pies, soñará que baila… Si no oye la música, soñará que la oye… Solo necesita su cabeza y sus ganas…
Sólo necesita recordar que baila para que su cuerpo baile…

Baila con el pensamiento mientras el fuego de sus entrañas casi muertas bucea en sus venas de bailarina agotada…
No parará ,porque no tiene nada que perder, porque no tiene nada, no espera nada, no busca nada… Sólo le quedan esas viejas zapatillas que el destino no le quitará porque están demasiado gastadas y ni siquiera el azar puede perderlas ni ocultarlas.
Sólo le quedan las ganas y nada ni nadie puede arrebatárselas.
Siempre baila cuando está sentada.
Siempre baila incluso cuando no baila…

Merce Roura Mas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*