El día en que Nureyev dio el mayor salto de su vida

bailarinnu

El día en que Nureyev dio el mayor salto de su vida

El bailarín ruso del Kirov escapó corriendo en la pista del aeropuerto parisino de La Bourget para evitar volver a Moscú y para convertirse en leyenda.

Rudolf Nureyev era un prometedor bailarín del Kirov cuando el 17 de junio de 1961 dio una doble pirueta a su vida al desertar de la Unión Soviética y pedir asilo político en Francia. «Quiero ser libre» gritó en inglés mientras se escapaba corriendo por la pista del aeropuerto parisino de Le Bourget para refugiarse detrás de dos policías franceses.

Al joven bailarín, que tenía entonces 23 años, le había comunicado poco antes el director del Ballet Kirov que él no iba a continuar la gira que tanto éxito había cosechado con «La bella durmiente» en París. El resto de la compañía viajaría a Londres, pero él debería regresar a Moscú en un Tupolev. «Lo comprendí todo en el acto: jamás me dejarían volver a Europa, yo era una cabeza muy dura impropia para la exportación y tendría que quedarme en Rusia, castigado y oscurecido», recordaba Nureyev.

Abandoné mi país sencillamente por falta de oxígeno, para redescubrir el sentido de la perspectiva que todo artista necesita si pretende continuar dando lo mejor de sí mismo», comentó Nureyev años después de su cinematográfica huida.

Aquel día su nombre fue borrado de la historia de la danza rusa y nació un mito en Occidente, donde está considerado como el bailarín más relevante del siglo XX junto a Nijinski. Hasta 1987 no se le permitió volver a Rusia cuando gracias a una invitación personal de Gorbachov pudo visitar a su madre enferma y hasta 1989 no volvió a pisar el escenario del Kirov para bailar «La Sílfide».

chaikowsky – Swan Lake – Rudolf Nureyev – Margot Fonteyn https://youtu.be/qG7JvpPGdEU

ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*