Dejado ya atrás el año 2020, año cero de la pandemia global que azota nuestros derechos más fundamentales, llega el momento de hacer balance y análisis de las cifras que nos facilita el Ministerio de des-Igualdad en lo que a víctimas de Violencia de Género se refiere.
Cifras, por otro lado, que son falsas y que no guardan relación con la realidad. Y digo esto porque por ejemplo desde hace unos años también figuran dentro de esa cifra que nos dan menores que, desgraciadamente, fallecieron también en esos asesinatos.
Sea como fuere, y dando por buenas las cifras del Ministerio de la Marquesa de Galapagar, hay que concluir que el año 2020 ha sido el año en que ha habido menos mujeres fallecidas a manos de sus parejas o exparejas desde que se lleva esta secuencia histórica.
Dato que contrasta, y mucho, con lo que desde los medios de comunicación machaconamente nos dijeron que pasaría: que con la pandemia activada los casos de violencia de género se multiplicarían. No ha ocurrido así y el silencio de los medios subvencionados por el gobierno es, cuando menos, sospechoso.
Otro apunte más. De las 45 mujeres fallecidas en el año 2020 (que supuso un descenso del 18% con respecto al año anterior), quince han sido a manos de personas no nacidas en España. Un tercio de las muertes las han provocado un grupo de la población que no representa ni el 12% del total.
Cada cual que tome sus conclusiones.
José Antonio Pallero ( El Correo de España )