BELGADA

El independentismo es un organismo que prospera en ciertos caldos de cultivo: vive de reciclar errores ajenos, reivindicar derrotas, parasitar agravios imaginarios, siempre a la contra y cuanto peor mejor, yo ciego si tú tuerto. El sábado procesionó por los presos -un caviar victimista- y ahora irá a Bruselas a dar ‘escalf’ a los exiliados y pena a los belgas.

Lo tiene claro: al país que ha dado, ‘entre autres’, pintores como Rubens, los Brueghel, Ensor o Magritte, escritores como Yourcenar, Simenon, o Hugo Claus, músicos como Brel o Wim Mertens, personajes como Tintín y Lucky Luke, o la reina más bella del siglo XX: Astrid y a su surrealismo ‘belgicano’ nada podrá sorprender ni enternecer: ni alcaldes envarados ni independencieros estrellados. No sabe adónde va esta gentecilla.

Tadeu ( El Mundo )

viñeta de Linda Galmor