BENDITO BIPARTIDISMO

Ignoro si era esto lo que quería el amigo lector: el desgobierno más absoluto. Desde hace meses y meses, tenemos orillada, al margen del tablero político, la resolución de los problemas de España, mientras unos adolescentes juegan con el «monopoly» de nuestros votos, nuestras creencias y nuestro futuro.

¿Era esto lo que queríamos? Que vuelva ya el bipartidismo, con el que nos fue razonablemente bien durante años. Estamos renunciando a las buenas prácticas de la alternancia de dos partidos en el poder para dar a luz no sabemos todavía a qué. La incapacidad por izquierda y derecha de alcanzar acuerdos para echar a andar la maquinaria del Estado presagia situaciones endiabladas.

Todo es susceptible de empeorar. Por eso creo más que nunca que, la próxima vez que los ciudadanos tengamos la oportunidad de expresar nuestra voluntad, deberíamos tratar de apartar -democráticamente, claro está- a todos aquellos que ahora mismo paralizan las instituciones. Afortunadamente, su vida y la mía es mucho más que una urna o un pacto… pero esta inestabilidad nos hiere cada día un poco.

El Astrolabio ( ABC )