BIPARTIDISMO

Me parece arriesgado decir que el bipartidismo ha muerto en España. Es cierto que PP y PSOE ya no tienen la hegemonía de antaño, pero siguen siendo las dos cabezas tractoras y las dos alternativas sobre las que giran la gobernabilidad.

De lo que voten los andaluces pueden salir básicamente tres escenarios: los socialistas siguen en San Telmo, a pesar de su fuerte caída, en compañía de Podemos (Adelante Andalucía); o en lugar de estos últimos el socio es Ciudadanos; la tercera posibilidad, impensable al inicio de la campaña, el PP preside la Junta flanqueado por Ciudadanos y Vox.

El ascenso de estos últimos, por sorprendente que parezca, daña los restos finales de PSOE y AA. Por tanto, a pesar de la fragmentación, similar a la de otros países de Europa, en España siguen siendo populares y socialistas los que se disputan el timón del Gobierno.

Es lo que va a ocurrir en las próximas elecciones generales. En ellas se tratará de dilucidar si preside Pablo Casado o Pedro Sánchez, y después cada uno tratará de buscarse los apoyos que pueda. Hoy en Andalucía tenemos un buen ensayo.

El Astrolabio ( ABC )

viñeta de Linda Galmor