La señora Iglesias ha dicho que es blanquear el acoso llamar «escrache» a lo que le hacen a su familia. No es verdad. En todo caso es blanquear el escrache, porque a la familia Iglesias no le han hecho nada. Quien blanquea el crimen es Podemos.

Blanquea el comunismo, la ideología más sanguinaria de la Historia. Blanquea el chavismo, con sus recetas de miseria y muerte. Blanquea a Irán y a su terrorífico régimen. Blanquea el antisemitismo, la violencia contra los que no piensan como ellos -en forma de escrache o de «justicia proletaria», según sentencia del propio Iglesias-.

Podemos blanquea el asalto a la propiedad privada, que es la esencia de la libertad, blanquea la demencial economía planificada, que es la semilla de la hambruna, y por supuesto blanquea los más brutales ataques a nuestro sistema de libertades, que emana de la Constitución, y el guerracivilismo para acabar con el más prolongado tiempo de paz, democracia y libertad que los españoles hemos vivido.

Igualmente, poner a sus sucesivas novias de secretarias, o de ministras, que en caso es lo mismo, es una forma de blanquear el machismo más rancio y degradante. Podemos blanquea la tiranía, el subsidio, el atraso, todo lo que convierte a un país libre en una tribu de hechicero y taparrabos.

Y dando carta de naturalidad a esta banda de totalitarios, y rasgándonos en cambio todo el día las vestiduras con la presunta «extrema derecha», que no existe en España, ni mucho menos en el Congreso, estamos poniendo a la nación al borde del abismo.

Y es un borde muy delicado, porque cuando lo rebosas ya no puedes quejarte: ganaron los que cuando ellos mandan tú no puedes hablar, ni volver a tu empresa porque te la nacionalizaron, ni volver a tu casa porque te la expropiaron, o te la ocuparon, o te mataron.

Podemos blanquea la mayor amenaza a la que se enfrenta la libertad desde 1945, y que Pablo Iglesias esté en el Gobierno dice muy poco de los españoles y de cómo tratamos nuestras vidas de privilegio y la era afortunada en que nacimos. La idea que Pablo e Irene tienen de la democracia es un refrendo sobre si a sus bases les parece bien que vivan en Galapagar.

Que nos hayamos acostumbrado a su protagonismo político es de país frívolo, inconsistente, que no merece la libertad de la que tanto goza. Podemos blanquea el resentimiento, el odio, la usurpación de lo que ansían y no tienen talento -ni agallas- para lograrlo, el atropello de la vida de los otros, todo lo que ha fracasado y los que lo han sufrido han tardado décadas en recuperarse, y algunos aún se ahogan en el absoluto naufragio.

La señora Iglesias no está en condiciones dar lecciones de nada, como no sea de ir de señora de tal sin haber acreditado otro mérito consignable. Su feminismo es de marquesa que deja a deber en la peluquería y una vez al mes pasa a pagar su marido.

Mi abuela fue una mujer mucho más importante y mucho más valiente y nunca se le ocurrió ser feminista, tal vez porque habría hallado cualquier cuota, y más la conyugal, una humillación; y porque nunca habría querido vivir de otra cosa que no fuera fruto que el de su esfuerzo.

Arriesgó su dinero, creó puestos de trabajo y siempre compartió lo que ganaba con los demás. Podemos blanquea el revanchismo de checa y cuneta. Y oye, no pasa nada.

Si no les bastó con la tunda que les dimos, que vengan a por más.

Salvador Sostres ( ABC )

viñeta de Linda Galmor