EL BOCHORNO GOLPISTA PASA FACTURA

Quienes piensan todavía que el golpe contra el orden constitucional no ha pasado factura a los separatistas sólo tiene que repasar los estudios demoscópicos sobre su apoyo entre la ciudadanía catalana.

Según el CIS de ayer, el apoyo a que el Estado permita la independencia ha caído ocho puntos en Cataluña hasta el 36% tras las elecciones del 21-D.

El bochorno continuado de una casta decidida a salvar su privilegiado modo de vida ha desmovilizado a muchos. Y aún hablan en nombre del pueblo.

La Razón.

Viñeta de Linda Galmor