» BOX »

No se puede aceptar como normal, por mucho que ocurra con total desfachatez y con la prensa de fedataria, que antes de constituirse las Cortes y de las rondas preceptivas de consultas del rey con los diferentes partidos se firmen pactos de gobierno, se distribuyan carteras, se consulte a las militancias -que carecen de cualquier mérito y virtud y sólo se representan a sí mismas- y se asista a una subasta de precios a pagar para apoyar o abstenerse en una investidura tan azarosa como las anteriores fallidas.

Si ya la ley electoral es inicua y la disciplina de voto cuasi anticonstitucional, no puede el sistema permitirse que se prostituyan las mínimas formas democráticas.

Porque la democracia es pura forma. Y cuando llegue la desafección, ya todo será deslealtad.

O como dicen los argentinos: box.

Tadeu ( El Mundo )