Tengo la dicha fiel
y la dicha perdida:
la una como rosa,
la otra como espina.

De lo que me robaron
no fui desposeída;
tengo la dicha fiel
y la dicha perdida,
y estoy rica de púrpura
y de melancolía.

¡Ay, qué amante es la rosa
y qué amada la espina!
Como el doble contorno de dos frutas mellizas
tengo la dicha fiel
y la dicha perdida.

Gabriela Mistral

Feliz descanso y mucho ánimo.