No quise…
no quise decirte nada.

Vi en tus ojos
dos arbolitos locos.

De brisa, de risa y de oro.
se meneaban.

No quise…
no quise decirte nada.

F.G. Lorca

Feliz descanso y mucho ánimo.