Un barco frágil de papel,
parece a veces la amistad,
pero jamás puede con él
la más violenta tempestad.

Porque ese barco de papel,
tiene aferrado a su timón
por capitán y timonel:
un corazón.

Alberto Cortez

Feliz descanso y mucho ánimo