En el silencio estrellado
la Luna daba a la rosa
y el aroma de la noche
le henchía, sedienta boca,
el paladar del espíritu,
que adurmiendo su congoja
se abría al cielo nocturno
de Dios y su Madre toda…

Miguel Unamuno

Feliz descanso y mucho ánimo.