Y tú, ¿ quién eres de la noche errante
aparición que pasas silenciosa,
cruzando los espacios ondulantes
tras los vapores de la nube acuosa ?.

¿ Y a mis ruegos acudes perezosa,
cuando amoroso el corazón te ansía ?.

Ven a mí, suave luz, nocturna, hermosa
hija del cielo, ven: ¡ por qué tardía !

Carolina Coronado.

Feliz descanso y mucho ánimo.