Voy a cerrar los ojos en voz baja,
voy a meterme a tientas en el sueño,
en este instante el odio no trabaja.

La voluntad suspende su latido,
y yo me siento lejos, tan pequeña,
que no pido nada,
con tal de compartir apenas
este universo que hemos conseguido,
por las malas y a veces por las buenas.

Feliz descanso y mucho ánimo.